Coberturas de repostería

Cuando empezamos a hacer pastelería en casa, sobretodo ahora con el robot, nos aventuramos a hacer tartas con coberturas preciosas que hemos visto por internet y debemos conocer entre otras muchas cosas que cobertura viene bien para cada caso, el otro día viendo un programa de cocina, Masterchef vi que mucha gente no sabia hacer una garnache de chocolate y me dije vamos a hacer un post sobre esto que es tan interesante, desde mi humilde conocimiento os dejo unos trucos para ver cuales nos vienen bien para cada elaboración y ser dignos de un resultado increíble.


Buttercream:



La crema de mantequilla o buttercream es un tipo de cobertura cada vez más utilizada en nuestra repostería, quizás sea la más fácil de hacer en Mambo, además tiene sólo dos ingredientes azúcar y mantequilla, aunque luego optemos por darles sabores como vainilla o color para que sea roja por ejemplo, incluso nos podemos osar a cambiar su textura usando por ejemplo crema pastelera, o yemas y huevos. Es la cobertura perfecta para tartas con base de bizcocho, tanto para cubrir como para relleno ya que es una crema muy ligera, cuando la extendamos la hemos de hacer con una espátula de silicona o lengua de gato.


Ganache:



El ganache es una crema de origen francés que sus ingredientes principales son el chocolate y la nata, algunas personas la hacen ademas añadiendo mantequilla, para una mezcla mas firme y brillante o con un almíbar, la podemos aromatizar sin problemas. Nos sirve tanto para cubrir tartas, como cupcakes o magdalenas.


Chantilly:



Si montamos la nata con azúcar glass obtenemos un chantilly, su función es parecida a la de la nata montada, y con las mariposas es facilísimo de hacer, la podemos usar para pasteles, tanto en cobertura como en relleno, suele verse en los profiteroles y cañas, así como podemos añadirla a nuestros batidos, helados y como no a nuestra copa de fresas con nata, sustituyendo esta por la nata, claro está.


Fondant:



La pasta de azúcar o fondant es una preparación a base, principalmente, de azúcar y se utiliza, sobre todo, para decorar. Se parece a la plastilina y, por eso, es perfecta para crear figuras en tres dimensiones y darle un toque muy artístico a tus galletas, magdalenas o tartas, aunque también sirve para cubrir tartas o cupcakes, en ese caso, debemos primero colocar una capa ligera de buttercream. Sus ingredientes son siempre azúcar (glas o blanco), agua y, dependiendo de cuál queramos elaborar, gelatina y glucosa (para el sólido), solo glucosa (para el líquido) o nubes de azúcar y un poco de mantequilla.


Merengue:



Las claras montadas a punto de nieve, junto con el azúcar, y una pizquita de sal son la base del merengue. Una elaboración que se puede tomar blanda o, si lo cueces en el horno, con una textura completamente sólida. Por tanto, no solo funciona como cobertura, o relleno como los milhojas, sino que puede ser un postre solo apto para los más golosos. El merengue perfecto es brillante y estable, para saber si esta en su punto solo hemos de darle la vuelta al bol si se queda pegado esta en su justo punto jajaja.

Existen tres tipos:

  • Italiano, que se hace preparando previamente un almíbar.

  • Francés, que se hace en crudo.

  • Suizo, en el que el azúcar se disuelve en las claras de huevo al baño María intentando que no lleguen a cuajar.

Glasa real:



También conocida como glasa de azúcar, estamos ante una preparación a base de azúcar, agua y clara de huevo. Su uso más común es para decorar galletas, parece una masa ligera y suave pero al secar se queda dura, su sabor es muy dulce y se suele aromatizar y sobretodo teñir con colorantes en gel.


Frosting:



Solo necesitamos queso crema y azúcar glass y puede ser el aliado perfecto para una tarta, debemos hacerlo suave, por eso os recomiendo no batirlo mucho ya que se rompe la estructura, es muy típico en tartas tipo la de zanahoria, y funciona muy bien en bizcochos con frutos secos o muy dulces y como no podemos hacerlo a nuestro gusto, echando un poco de canela, cítricos rallados, unas virutas de chocolate, un toque de pimienta y nuez moscada o, si queremos darle un toque de color, basta con añadir un poco de colorante alimenticio para conseguir diferentes acabados.



Entradas Recientes

Ver todo