Truco: cada pasta con su salsa



Normalmente y yo la primera no me fijo ni cumplo esto, soy mas fan de los tallarines que de los espaguettis y me gustan mas estos que los macarrones, pero eso no significa que este bien hecho y que le este sacando todo el partido a esa salsa, para poder sacarle todo el partido es mejor seguir estas recomendaciones, aunque luego siempre prioriza el gusto y el que tengamos a mano, jeje


Pastas cortas

Para nosotros todo son macarrones desde las plumas que son los "penne" hasta los rigatoni, machheroni etc, cada uno tiene su forma y en otros post los veremos más detalladamente.

A este tipo de pasta les van genial las salsas poco ligeras, es decir salsas por ejemplo de tomate que no sean muy líquidas, como por ejemplo una arrabiata o puttanesca.

Si hacemos una salsa con legumbre, hemos de optar por estas y si es posible por pasta corta y pequeña como los orecchiete.


Pastas largas

Los bugattoni, taglierirni, tagliatelle o fetuchini entre otros son grandes ejemplos de este tipo de pasta y les van genial las salsas líquidas y fluidas, como una salsa solo de tomate o una carbonara entre otras. Cuando hablamos de salsas con marisco esto es lo más indicado.


Pastas frescas y pastas al huevo

Tardan menos en cocerse, sueltan más almidón en el plato y, por regla general, no pueden mantecarse, basta con saltear un poco la salsa con la pasta en la sartén, pero sin añadir más grasa. En una pasta al huevo servimos unos 85 gramos por persona, en una pasta seca servimos alrededor de 110 gramo, No se recomienda usar con salsas de pescado ni de quesos precisamente por esto de que sueltan mucho almidón y se espesa demasiado, las pastas se suelen acabar en sartén, dejando un poco más crudo que al dente y su técnica se llama risotado.


El gnocchi

No es pasta puramente dicha, porque tiene una parte de patata que los hace más untuosos y densos, funciona de igual manera con salsas más líquidas y salsas más espesas, aunque siempre hay que tener en cuenta que es un plato contundente. Y se comen tanto con cuchara como con tenedor, depende de lo líquida que sea la salsa.

En cualquier caso, admite todo tipo de registros. Eso sín, sin mantecatura, porque el almidón de la patata y de la pasta pueden complicar la digestión.


Pastas rellenas:

Aquí caben raviolis, tortellini, cappelletti, tortelloni, agnolotti, anolini, marubini y una eternidad de opciones, prácticamente una por cada ciudad y región. Los cuatro primeros son los más habituales en nuestra cocina y también los más populares en Italia, que en el caso doméstico suelen ser frescos, mientras que en el caso industrial hay frescos y secos.

Si es casera, se pueden rellenar unos ravioli de lo que sobró de una ternera guisada, así que esa misma salsa de ternera se puede usar para la pasta.

Con los que el relleno más común para las pastas van a ser ricottas y requesones, por lo que las salsa de tomate suelen ser también muy frecuentes.

Entradas Recientes

Ver todo