La alcachofa es una inflorescencia inmadura de color verde o morado, es decir una flor que se come antes de florece, porque cuando le sale esa pelusilla morada, es decir la propia flor eso esta para tirar, Está formada por una base de color verde o morado, y las flores se encuentran rodeadas por hojas protectoras que se agrupan sobre ellas. El color varía entre el verde y el morado y esta característica permite una distinción de tipos varietales. El sabor es áspero y algo amargo. .


En nuestro país se cultiva sobretodo en el Mediterráneo, nos la trajeron los griegos y romanos, y de hecho era un cardo, pero durante la Edad Media se empezó con la selección de la especie hasta tener lo que tenemos hoy en día.


Se puede consumir cocida, asada, frita o incluso cruda. Se pueden consumir en menestra, guisadas o salteadas con guisantes y jamón, etc. También se elaboran conservas con ellas, que pueden ser al natural, en aceite o en vinagre. También se adapta muy bien a la congelación, conservando sus propiedades organolépticas.


La alcachofa es una planta que puede vivir varios años gracias al sistema radicular que posee, que acumula reservas para que brote cada temporada. Está formada por varios tallos sobre los que aparecen las alcachofas. En países cálidos, durante el verano, la parte aérea de la planta se seca y rebrota nuevamente. En nuestro país la planta comienza a producir alcachofas hacia el mes de noviembre. Durante el invierno la producción desciende, y en zonas más fríos como el norte de Francia se detiene completamente, reiniciándose nuevamente en la primavera.


La alcachofa es un alimento rico en fibra y que aporta pocas calorías. Aporta calcio y fósforo, además de vitaminas B1, C, B3, B5 y B6. Contiene inulina, que en el organismo da fructosa, que es asimilable por los diabéticos. También es rica en cinarina, un compuesto que actúa protegiendo el hígado y estimulando la secreción biliar.


Un dato curioso de la alcachofa hace muchos años había un espirituoso italiano de alcachofa, en alguna coctelería siguen usándolo y era para el vermut CYNAR se llamaba.... aquí os dejo una publi jeje



Como cocinar la alcachofa sin que se ponga negra:


El compuesto que evita la oxidación es el ácido ascórbico, o lo que es lo mismo, la vitamina C, que no solo está presente en el limón, sino que también la podemos encontrar en el resto de cítricos como las naranjas, en frutas como el kiwi o en hierbas aromáticas como el perejil.


Así pues, si queremos cocinar las alcachofas ya limpias sin que se pongan feas ni queden ácidas, una forma muy eficiente de hacerlo es ir sumergiéndolas en un bol con agua fría y un buen manojo de perejil. Durante la cocción, tanto si es un breve escaldado previo a la congelación como si se van a cocer por completo para consumirlas, dejaremos alguna ramita de perejil fresco en el agua.


Como cocinar alcachofas de la manera más rápida:


Una opción es cocer las alcachofas enteras en agua con sal, sin retirar las hojas duras del exterior y sin hacer ningún tipo de corte. De este modo, los corazones se cocerán protegidos por las hojas externas y cuando estén tiernos solo tendremos que esperar a que se enfríen para retirar las partes no comestibles, cosa que resulta mucho más sencilla que cuando está la alcachofa cruda.


Podemos reducir el tiempo a solo 7 minutos si en vez de cocinarlas en una olla las ponemos en una fuente y las metemos en el microondas a potencia máxima. De esta manera, las propias hojas exteriores de la alcachofa serán una especie de papillote que impide que se evaporen los jugos del interior de la alcachofa por lo que esta se cocina en su propio líquido preservando todo el sabor.


Entradas Recientes

Ver todo