Los moldes de los postres



Al igual que no hay una tarta igual que otra los moldes no son todos iguales y no todos sirven para lo mismo, en este post aprenderemos a diferenciar cual viene mejor en cada momento, Comencemos.


Moldes de acero o hojalata:

Están hechos de acero y llevan un recubrimiento de estaño para evitar la oxidación, aunque esta capa se suele perder con el tiempo.

Una de las ventajas que tienen es que la hojalata se calienta rápida y homogéneamente, otro punto a su favor son baratos pero se abolla rápido y se han de lavar a mano y secar inmediatamente para evitar que se oxiden. Se suelen usar para pan.


Moldes de aluminio

Son los más baratos pero no se pueden usar con alimentos con ácido como los cítricos o el tomate ya que reacciona liberando un sabor ligeramente metálico a lo que cocinemos en él, se abollaran rápido y también toca lavar y secar a mano para que no se estropeen. Los usamos para bizcochos.


Moldes de aluminio anodizado

Mantiene lo bueno del aluminio, es decir, calienta rápido y ademas al estar tratados por la superficie exterior hace que sean más duros y los podamos usar con ácidos. Otra ventaja, no se oxidan, y no se suelen pegarse además son resistente a arañazos.

Tenemos que elegir moldes y utensilios de buen peso y grosor, para que no se tuerzan. No dudes en usar estos moldes para panettone y para tartas estilo tatin.


Moldes de inox

Es uno de los materiales más utilizados en cocina debido a su gran resistencia y durabilidad, y eso que no son los que mejor hace que traspase el calor, se pueden usar con cualquier alimento, los mas fáciles de que veamos en el mercado son para flan, turrón tartas frías...


Moldes antiadherentes

Estos moldes pueden ser de acero o de inox y tienen un recubrimiento que hacen que sean fáciles de desmoldar y que nos aguanten años, si no los rayamos nosotros con un estropajo o metiendo algo que raye como un cuchillo.

Encontraremos gran variedad para plumcake, buntcake, magdalenas....


Moldes de silicona

Son muy flexibles y que por ello se desmoldas con facilidad. Sirven tanto para el congelador como para el horno y/o el microondas, ya que soportan temperaturas de entre -60ºC a 220ºC-230ºC. Además, por eso son aptos para lavavajillas. cuchillos ya que la silicona es un material blando y se perfora fácilmente.

Tenemos lo bueno, que como son tan flexibles tenemos moldes para todo, desde un helado hasta un flan pasando por un bizcocho o una magdalena, y además con figuras superchulas.


Moldes de cerámica

Son molde para hornear y para servir por ejemplo, para que os hagáis una idea podemos hacer souffle o diferentes moldes para tartas como las de manzana,

Entradas Recientes

Ver todo