Truco: Empanadas de 10


Las empanadas caseras muchas veces nos pueden traer por la calle de la amargura, hay gente que las borda como mi madre, a otros nos salen cada vez mejor pero no son perfectas y otros montan un show en el horno y encimera, Con este post pretendo dar unos trucos para que cada vez nos salgan mejor.


Evitar un exceso de humedad en el relleno

Para disfrutar de unas empanadas para chuparse los dedos, el relleno debe ser jugoso, pero no en exceso. Si es demasiado húmedo, estaremos ante una empanada que puede gotear y, además, puede que la masa no se haga del todo y quede cruda, lo que nos impedirá disfrutar de un sabor crujiente.

Si al relleno de la empanada le falta humedad podemos utilizar un poco más de aceite del que trae el relleno. En cambio, si está demasiado húmeda es necesario escurrir parte del aceite antes de poner el relleno en la empanada.

En los rellenos de carne o verduras de hoja (como acelga o espinaca) suele quedar mucho líquido en la preparación, por lo que no debería colocarse así dentro de la empanada. Por eso, una vez que tengas el relleno listo, quitá el jugo de la carne o de las verduras, por ejemplo, pasando la preparación por un colador antes de comenzar a rellenar las empanadas.


Mezclar la harina

Uno de los problemas con los que nos podemos encontrar la elaborar empanadas artesanas es que la masa no nos queda jugosa. En su lugar, la masa queda compacta y eso se nota en el sabor. El mejor consejo para evitar que esto nos pase es mezclar harina de trigo y harina de maíz. Pondremos mitad y mitad. El resultado será una masa de empanada perfecta.


Utilizar levadura fresca

La levadura fresca es otro de los ingredientes que deben llevar nuestras empanada. No obstante, muchas veces no tenemos este ingrediente en casa y consideramos que podemos sustituirlo por Royal. Esto es un grave error.

La levadura fresca nos permitirá obtener una masa perfecta de empanada.


Agujerear la superficie de la masa

Otro de los consejos es realizar unos agujeros sobre la masa antes de introducirlas en el horno. Así, el vapor que se forme en el interior de la masa saldrá, evitando que se formen zonas infladas. Recomendamos realizar tan solo uno o dos agujeros, no más.


Un buen repulgue:

Otro de los secretos para hacer empanadas deliciosas está en el repulgue. No es solo algo para que se vean bonitas, son una parte fundamental de la empanada porque es el modo de cerrarlas. Y atención porque un repulgue mal hecho puede significar que la empanada, durante la cocción, se abra.


Que no se “peguen”:

Utilizar en la base del molde siempre o papel sulfurizado o untar este con mantequilla o aceite y espolvorear harina, luego lo sacudimos para quitar el exceso de harina de este, no hay nada peor que intentar desmoldar una empanada, que nos ha quedado bonita y cuando le damos la vuelta se nos rompa o quede en el molde, y eso por lo menos a mi me fastidia en exceso.


Pintalas con huevo:

Para obtener este color doradito, tan apetecible, debemos batir un huevo y pintar con él la masa de la empanada antes de meterla en el horno. Para hacer esto utilizaremos una brocha de cocina. También colócalo en la parte del repulgue. No pongas demasiado huevo batido para evitar que la masa se humedezca de más y se ablande.


El queso en su lugar

El queso es uno de los ingredientes que poco a poco se ha ido ganando su lugar en el relleno de la empanadas. Pero muchas veces sucede que al cocinar, se derrite de más y sale hacia afuera de la empanada. Para que esto no ocurra, coloca harina en un pequeño recipiente y pasa por allí los trocitos de queso que vayas a utilizar.


Como conservarlas correctamente

Las empanadas solo duran 3 días en el refrigerador. Según la autoridad sanitaria, la empanada es un alimento de consumo inmediato, y si se guarda, es importante conservarlas en el refrigerador a una temperatura inferior a 5º grados

Entradas Recientes

Ver todo