top of page

La comida. de la "mala hierba"



Todos estamos acostumbrados a escuchar, o tenemos amigos que en otoño van a por setas a nuestros bosques, pero se nos hace raro escuchar que van a por verduras, tubérculos o hierbas verdad?, pues esto no es nada raro y es más en este país durante mucho tiempo mucha gente no le quedó mas remedio que alimentarse con cosas así, pues parece que ahora esto es una tendencia, hay personas como el cocinero inglés Jaime Oliver que están haciendo apología de estas "malas hierbas" y nos muestran recetas con ellas, cuando muchas de nuestras abuelas ya conocen sus propiedades y llevan cocinandolas toda la vida jejeAhora como somos todos muy finos no llamamos esto ir a coger hierbajos lo llaman FORAGING,


Vamos a ver esas plantas que nos crecen en caminos, en bosques, a la orilla del mar,,, que podemos usar en nuestros platos:


Collejas o hierba conejera:

Se trata de una verdura muy fina que suele prepararse en revuelto o tortilla, pero que también se guisa con legumbres o puede aportar un toque verde a platos de arroz. Pertenece a la misma familia de los claves y es abundante en casi toda España. Antiguamente fue una gran protagonista de la cocina rural aunque ahora su consumo ha caído mucho. Se consume básicamente en ensaladas y para hacer tortillas. También se pueden usar para acompañar quesos, para el gazpacho, para rellenar una pasta fresca, para preparar empanadas y para crêpes ( En Creta las collejas se consumen en las tradicionales «pitas»).



Ortigas:

Esta planta maldita cuando la tocas dado que produce urticaria, la conocemos todos fijo, su tallo es dentado y hojas con forma de punta de lanza. Lo que quizá no conozcamos es que la ortiga es una hierba medicinal rica en minerales, vitaminas y estimulante de la circulación con múltiples usos en la cocina, porque, además, está deliciosa. La única precaución que hay que tener es manejarlas con guantes, y lavarlas y escaldarlas ligeramente antes de consumir.

Sea hervida, salteada con nueces o piñones, en zumo, integrada en sopas, empanadas o tortillas, la ortiga da mucho de sí. Se cosechan sobre todo los brotes y hojas tiernas, que aparecen en primavera y son más delicados y gustosos que las hojas grandes, más ásperas y fibrosas



Diente de león:

Esta planta es abundatísima en el campo y en jardines asilvestrados y son muy conocidas por su característica flor amarilla. Se comen las hojas verdes en ensalada y las flores se pueden freír, e incluso podemos hacer infusiones con ellas .


Salvia:

El campo en España está lleno de plantas de salvia silvestre, cuyas hojas son muy aromáticas. Es muy tradicional en la cocina italiana, en platos tan ricos como los espaguetis al burro e salvia.



Salicornia:

Esta planta suculenta, que crece cerca del mar, es una joya gastronómica recuperada por la alta gastronomía. La llaman el ‘percebe de pobre’ por su intenso sabor a mar. Yo la uso bastante, la pico muchas veces en ensaladas para darle un toque salino y no echar sal, queda muy rica también cortada y en salsa por encima en crudo.



Verdolaga:

Suelen crecer en campos recién labrados, pero también en jardines o entre baldosas y puede crear mantos bastante extensos. Las hojas se pueden comer crudas en ensalada, pero también se puede cocinar la planta, con sus tallos en pistos y guisos. Es una planta muy rica en omega 3.


Malva:

Antiguamente se empleaba como remedio contra la fiebre y los catarros, haciendo una infusión con las flores. Se puede consumir las hojas y los tallos como una verdura, pero también los pétalos de las flores, en ensaladas.


Lavanda:

Esta aromática, además de convertirse en la reina del jardín y centro de todas las miradas en julio cuando florece, puede enriquecer maravillosamente postres, con sus florecitas. como natillas, mermeladas, helados y por supuesto en infusión.


Capuchinas:

Es una planta trepadora, con flores que van desde el rojo al amarillo pasando por el naranja. Las hojas y las flores son comestibles, crudas o cocinadas, y tiene un sabor ligeramente picante, como el berro o la mostaza.


Saúco:

Del saúco es muy habitual consumir la flor. La alta cocina la emplea para adornar platos.Con las bayas, de color negro azulado, es mejor ser prudentes, puesto que pueden resultar tóxicas, por mucho que hayan dicho últimamente que las mermeladas con ella son deliciosas yo me andaría con ojo.


Hinojo Silvestre:

Sus semillas se utilizan para elaborar panes, pasteles e incluso tartas y licores También podemos añadir el tallo troceado y en crudo del hinojo a las ensaladas, o hervirlos y comerlos como si fuesen espárragos.


Borraja:

De la borraja se aprovecha todo, desde el tallo hasta las flores. Las hojas de la borraja se han utilizado tradicionalmente hervidas con un poco de aceite, o bien en crudo para ensaladas. Ideal en la elaboración de caldos o potajes (en definitiva, de platos con cuchara)


Espárragos trigueros silvestres:

Se cocinan como cualquier espárrago triguero, en tortilla a la plancha,,,,


Entradas Recientes

Ver todo

La chalota

bottom of page