No pinches con el tenedor que no es


Todos en casa tenemos tenedores, el tenedor con el que como todo y el tenedor que uso pequeño para dar de comer al niño o como mucho cuando comemos un picoteo lo ponemos ¿verdad?, pues hay varios tenedores en función de lo que se usan es facilísimo de diferenciarlos, vamos a ver ahora cuales son cada uno y para que usarlo. Esto es porque muchos tenemos cuberterías completas guardadas en un cajón y las ponemos solo en ocasiones especiales o para cuando vayamos a un restaurante vacilar a vuestros cuñados/as o ese familiar que es un listillo jeje.

  • Tenedores mesa/tenedor principal/tenedor para carne: El tenedor de mesa es el más conocido y utilizado. Tiene tres o cuatro dientes y, por lo general, su tamaño suele ser igual que el de la cuchara. Acompañado de un cuchillo de mesa, comúnmente es utilizado para cortar carne y pescado.

  • Tenedores para ensaladas: Los tenedores para ensaladas son de tamaño medio y su principal característica es su forma delgada. Son perfectos para comer alimentos muy ligeros y para utilizarlos en ensaladas con mango, pepino o sandía.

  • Tenedores para trinchar: Los tenedores para trinchar son, casi con total seguridad, los más sencillos de identificar. Se caracterizan por tener dos únicos dientes, con amplia apertura central, es decir, están bastante separados. Además, son tenedores muy largos. Tal y como su propio nombre indica, se utilizan para sujetar aquellos alimentos que hay que cortar en rebanadas, como por ejemplo un lomo asado.

  • Tenedores para pescado: Los tenedores para pescado son más anchos y planos que los de mesa o los de la carne, y tienen un total de cuatro dientes.

  • Tenedores para ostras: Son unos de los más pequeños que existen, con tres dientes muy resistentes y gruesos. Gracias a ellos resulta mucho más sencillo extraer los moluscos de las conchas.

  • Tenedores para caracoles: Cualquier restaurante que tenga caracoles en su carta debe contar con tenedores específicos para sacar al caracol de la concha. Son útiles de pequeño tamaño, con dos dientes largos y estrechos.

  • Tenedores para servir: Los tenedores para servir o de servicio se utilizan para acompañar a la cuchara como ayuda. Se trata de una pieza ancha, con cuatro o cinco puntas en la gran mayoría de casos.

  • Tenedores para postre: Son muy similares a los de mesa, aunque con un tamaño mucho más pequeño. Se caracterizan por tener tres dientes sin filo. Tal y como su propio nombre especifica, se utilizan para tomar tartas y todo tipo de postres.

  • Tenedores para fruta/exprimir: Son de pequeño tamaño y generalmente cuentan con un total de tres dientes. Se utilizan para sostener las piezas de frutas mientras se pelan o cortan con un cuchillo, o para ayudarnos a exprimir un poco de limón por ejemplo.





Entradas Recientes

Ver todo